Always Learning

Storytelling

Storytelling para mi PLE

La unidad 4º me levanta sobresaltada durante el fin de semana comprobando como los compañeros se adaptan rápidamente a sus nuevas tareas. Para empezar y casi sin darme cuenta de para qué, me incluyo en el grupo de Storytelling. Una palabra mágica para mi, por lo que trasciende, porque el poder de una historia, de una buena historia lo es todo. Desde siempre he sido buena lectora y escritora, primero para desarrollar mi propia imaginación y darme el gustazo mental de ser capaz de inventar otros mundos, después con un afán más didáctico para hacer comprensible lo incomprensible. Las historias y sus narraciones son algo con lo que he vivido siempre, que me ha llenado y guiado en diferentes momentos de mi vida, con las que he sentido algo más al simple relato lingüístico. Profesionalmente me dedico a hacer reseñas de literatura infantil y juvenil de manera que sean los propios niños quienes comprendan el asunto, desde su punto de vista evocativo y soñador, como una niña con zapatos nuevos cada vez que leo una buena historia que transmite. Esa es la clave: transmitir, comunicar, empatizar.

Por ello tras los primeros pasos de mi tarea, me he lanzado de lleno a solucionar el problema de Afania. Sí, un  problema común, a pesar de que sea un “caso aislado”.

Para ello se han creado una comunidad en Facebook y otra en Google + para compartir informaciones e intentar filtrar para dar solución al problema, analizando, planteando posibilidades de trabajo y de implementación en el aula. El grupo de facebook a su vez ha abierto un Padlet a modo de brain storming donde todos hemos ido colgando ideas sueltas, herramientas, etc. y un grupo en Diggo.

El storytelling se ha utilizado principalmente con el objetivo concreto de llegar a su lector. Junto con esta característica parten otras: creatividad, motivación, empatía. La tradición oral de cada país es una fuente muy rica de historias que nos han ayudado a crecer, a comparar, a saber, a conocer. Ese aprendizaje interiorizado nos ha servido para seguir adelante en numerosos proyectos. Pongamos el caso de los cuentos de hadas que se han ido transmitiendo y recopilando en colecciones como las de los hermanos Grimm o Perrault. Realmente ¿Quién no recuerda a Caperucita Roja y sus enseñanzas? Probablemente una clase donde se hablara de la obediencia no resultaría tan fructífera como este cuento. Porque lo que tiene el storytelling es que capta la atención.

Pero el storytelling actualmente utiliza muchos medios para desarrollarse. Ya sean películas, vídeojuegos, álbumes de fotos. Pongamos el caso de Gladiator, la película. Un alumno de secundaria sabrá antes de darlo, como es la estructura de un teatro romano, que eran los gladiadores, las batallas en las que lucharon y así un montón de conocimientos que bien guiados llevarían a un completo aprendizaje de la materia.

El aprendizaje autónomo y creativo que propicia, ya sea escuchando/viendo la historia, como creándolas ellos mismos facilita esa innovacion pedagógica que buscamos para el caso de Afania (y de otras tantas). La inclusión de la tecnología no hace sino facilitar el camino, poniendo a disposición de los alumnos una variedad de recursos de fácil utilización y aplicación donde cualqueira puede crear un blog de aula para un tema concreto con las aportaciones de todos, o bien un canal de youtube abierto a ese mundo que les queda por descubrir. En función del nivel educativo que tratemos se puede personalizar el uso de la tecnología, desde una tablet con cámara y vídeo para los más pequeños o un Scrap book para colgar fotos, hasta pequeños cortometrajes, cómics o cualquier formato accesible de manera online que requiera una labor de edición.

Podemos utilizar como punto de partida las bases que estableció Propp para cualquier historia simplificando con la introducción,nudo y desenlace. Facilitando la puesta en escena del contenido, distribuyendo el aula por contenidos para no quedarnos en una sola historia, sino en crear un gran proyecto (ABP) hecho de pequeñas historias.

Venido al caso el siguiente vídeo:

Porque lo bueno de crear una historia son sus matices, la inclusión de elementos que pasan desapercibidos pero que son historias en sí mismas y que son justo lo que favorece el pensamiento divergente de los alumnos y con ellos su capacidad de análisis y síntesis y su pensamiento crítico a la hora de elaborarlas.La significatividad que provoca este estudio concienzudo favorece un aprendizaje integral donde además los valores y el contacto emocional llegan mas profundamente, involucran más y permanece.

Particularmente me gusta la idea de mezclar el storytelling con el juego. Actualmente las grandes tendencias sociales hablan del storytelling para vender y se incluyen procesos de gamificación en ellas. Realmente nosotros o nuestros alumnos tenemos que vender esa historia, bien para hacer llegar el conocimiento o para comprobar que realmente han aprendido. Resulta mucho más útil y sencillo que los alumnos evalúen sus aprendizajes por medio de un vídeo donde hayan recopilado información que con un exámen. Igual que un niño pequeño puede realizar un dibujo de su experiencia en la granja para comprobar si ha entendido el concepto y el contenido de la misma.

Cualquier vídeojuego que se precie tiene una buena historia detrás que contar e incluso esto hace que algunos se estén incorporando al aula para desarrollar nuevos y motivadores contenidos. Hablo, por ejemplo, del caso del Minecraft.

Aquí he realizado una pequeña infografía (mapa) con los puntos fuertes del Storytelling:

Para otras herramientas podéis seguir en el siguiente enlace un artículo que escribí hace un tiempo sobre el storytelling en mi web:

http://www.agorabierta.com/2013/11/storytelling/

Dentro de la nueva metodología del aula, la creación de historias nos abre un mundo nuevo lleno de posibilidades colaborativas. Podéis verlo con la aplicación de Cowbird (en la infografía pinchad en su enlace). O  incluso creando pequeños stop motion con plastilina y recreando la vida en el mar, por ejemplo.

En mi caso la aplicación del proyecto sería para la etapa de Educación Infantil con la idea de fomentar valores humanos y desarrollar competencias lingüísticas, con la inclusión del vocabulario y la creatividad comunicativa, para que sepan expresarse.

Una experiencia que he tenido en el aula siguiendo esta línea ha sido a través de la app Story Dice para Ipad y que también existe físicamente. Es un juego para crear historias. Al más puro estilo de la Gramática de la fantasía de Rodari y desde el absurdo de la unión de diferentes imágenes cada niño seleccionaba un dado con un dibujo e ibamos construyendo la historia que a su vez yo dibujaba en la pizarra para  escribir la historia al completo y repasándola con cada nueva aportación. Cosas como “un pato que viene en un platillo volante y aterriza en una obra…” se desprende de la imaginación de los niños de 3 años que se encuentran totalmente involucrados, creando, imaginando y empatizando con el cuento. Después queda reflejar lo más querido, el resultado de todo ello y como lo plasman en una obra de arte. Cada cual elige su momento preferido de la historia, pero sin duda, y ya se encargan ellos de recordármelo, se la conocen al dedillo.

Esta sería mi implementación en el aula de los contenidos lingüísticos que podrían adaptarse a contenidos concretos.

Otra manera sería a través de los cuentos, aquellos que les gustan a nuestros alumnos y con los que se sientan identificados. Sería fácil sacar de una historieta de superhéroes material para aprender valores como la justicia de Superman o la agilidad de Spiderman. O si hablamos de dinosaurios aprovechar e introducir el tema de otras épocas. O las tan queirdas princesas para enseñar buenos modales. En definitiva toda una ristra de rutinas, de buenos hábitos que forman parte del currículo de infantil.

Una de las tareas consiste en seleccionar tres cuentas, bien de twitter o de Google + a las que seguir sobre el tema y explicar por qué las hemos seleccionado.

Mi primera elección ha sido @StoryboardThat. Me ha parececido un herramienta muy completa que utiliza varios recursos útiles en la creación de historias. Por un lado el formato cómic con bocadillos que se pueden adjuntar a personajes que reflejan diferentes emociones y la posibilidad de crear escenarios muy apropiados para el aula. Quizá el momento en que los estudiantes se conviertan en docentes y nos enseñen su material.

Mi segunda elección ha sido @TwitterStories por la posibilidad que ofrece de compartir historias a través de un red social y lo actual y útil que puede resultar. A través de un hashtag, , la gente comparte experiencias basadas en esta red social.

Estas dos primeras quizá para implementar en primaria y secundaria o bachillerato.

A continuación una perfecta para iinfantil, la historia a través de la imagen.

Mi tercera y última elección ha sido @Tracy_Chevalier por su particular visión de una historia detrás de un cuadro. Un interesante punto de partida para crear una bonita historia. Nuestras propias representaciones mentales plasmadas, creatividad en estado puro, en conclusión, storytelling.

Para terminar os dejo con los principales beneficios que proporciona el storytelling:

  1. Desarrolla habilidades comunicativas.
  2. Vinculación emocional.
  3. Alimenta sus mentes, fomenta la creatividad y el pensamiento divergente.
  4. Resuelven problemas en un entorno seguro (recordemos la psicología de Bettelheim respecto a los cuentos de hadas).
  5. Ayuda a los niños a comprender la vida y por tanto, adaptarse a su entorno de una manera segura.

Lo principal en este tipo de aprendizaje es la interactividad que provoca la historia, ya sea contada o cantada, o incluso animada. La mayoría de los dibujos animados que ven los niños actualmente como La casa de Mickey Mouse o Dora la Exploradora provocan que se impliquen en la historia y sean capaces de anticipar acontecimientos y esa interactividad es la que engancha a la audiencia. Por tanto debemos partir de atender sus intereses y motivaciones y darles la oportunidad de ofrecernos sus conocimientos para crear una historia adecuada. Aprovechar ese feedback que demuestran.

Una idea muy atractiva sería la creación audiovisual de historias donde lo propios niños explicaran a sus compañeros algún concepto. Algo así como una flipped classroom de storytellers. El hecho de utilizar y manejar el mismo vocabulario y las mismas expresiones puede ayudar a otros a entender mejor algunos conceptos, digamos que están en la misma honda cultural.

Lo que tenemos que tener en cuenta principalmente en la etapa de infantil es el modelado que ejerce el docente. Lo mejor para inspirar nuevas historias es leerlas.

Una experiencia muy gratificante que tuve en el aula fue cuando utilicé el storytelling como eje motivador para el aprendizaje del crecimiento de una flor. Lo primero fue leerles una historia, “El jardín curioso” de Peter Brown. Es fundamental seleccionar bien la historia, para crear esa vinculación emocional con la audiencia. En este caso no se trataba de la típica historia de una flor sino de como la naturaleza luchaba por sobrevivir gracias a los esfuerzos de un pequeño héroe. Los niños de identificaban con el protagonista y veían convertirse una ciudad gris en un mundo lleno de color gracias al crecimiento floral. Con toda seguridad que si hubieran podido habrían cogido sus carretillas y utensilios para salir a plantar a cualquier parte y con rebeldía para crear esa casi jungla en la ciudad. Quedaron asombrados y a partir de ahí introduje los conceptos que necesitaban aprender, en esta etapa a un nivel muy básico, una semilla que necesita agua y luz solar para crecer y especificando algunas partes de la flor. A medio camino de la lección que habitualmente se enseña durante una semana en sesiones cortas introduje un teatro de sombras a partir de una poesía elaborada para el caso concreto. Cada verso propiciaba la aparición de una silueta y los niños ofrecían su feedback porque ya conocían el proceso de crecimiento de la flor y para deslumbrar al final de la historia, cuando realmente la flor ha crecido realizaba un juego de luces arcoiris, de manera que la atención era constante y el vínculo emocional por el crecimiento de la flor quedó fijado. Al final, el resultado puede ser una autoevaluación donde se utilicen las nuevas tecnologías. En este caso con un Ipad y la app Flipboom(en la infografia) podían crear un stopmotion a partir de sus dibujos. Mirad el ejemplo:

No han hecho falta dibujos muy elaborados y tampoco hace falta un conocimiento exhaustivo de la aplicación. Esto a los niños les sale prácticamente sólo.

Para resolver los principales problemas de Afanía no debemos centrarnos en el problema que quizá sea la necesidad de estructurar el sistema educativo que vamos a aplicar y los módulos necesarios de aprendizaje de tecnologías, primero de cara a los docentes que las impartan como de los alumnos, donde cada día se puede establecer un rincón de aprendizaje efectivo. Además hay que aprender mutuamente. Por eso en el proceso globalizador que trata la enseñanza en educación infantil lo mejor es ir paso a paso desarrollando proyectos a partir de los intereses y motivaciones de los alumnos y con el storytelling es posible abarcar todos los casos, como los ejemplos reales que he puesto en el aula.

Sería ideal que los propios alumnos construyeran libros de texto digitales a partir de la experiencia de storytelling en el aula.

Y esto es todo mi plan para esta unidad. Hemos construido juntos y hemos aprendido, una vez más, todos juntos.

  1. agoraabierta ha publicado esto